Inicio

Entorno: Sahún, La Ribagorza, El Valle de Benasque, Cerler

El Valle de Benasque, de gran belleza natural, ocupa la cuenca alta del río Ésera. En su territorio se halla la mayor concentración de “tres miles” del Pirineo: Aneto (3404 mts), Posets (3375 mts), Perdiguero (3221 mts), Maladeta (3354 mts)...todos ellos con glaciares -los pirenaicos son los únicos que se pueden observar en España-. Los ibones, lagos de origen glaciar, igualmente son numerosos, destacando el de Cregüeña, con 1500 mts. de longitud y 500 m de anchura. Otros destacados son los de Vallibierna, Batisielles, Barbarisa, Perramó....

 

Valles secundarios son el de Eriste, Vallibierna, Cregüeña, Lliterola.... Todos estos accidentes naturales antes citados se hallan acompañados por una flora y fauna que enriquece aún más si cabe el entorno geográfico donde se encuentran.

Bosques de pino silvestre, roble y abeto: abedul y pino negro (de 1500 a 2200 mts) y praderas y bosque alpino, en alturas superiores, forman parte fundamental de la vegetación, que no obstante ofrece numerosas especies de árboles y arbustos. Las flores son abundantes y ocupan todas las altitudes del valle.


La fauna es igualmente muy variada: ardillas, armiños, corzos, marmotas, nutrias, águilas, alimoches, milanos, numerosos pajarillos...., pero las auténticas joyas del valle son la perdiz nival, el quebrantahuesos, muy escaso, el desmán de los Pirineos y el rebeco, además de la Parnassius Apollo Pyrenaica, hermosa mariposa de los Pirineos.

 


Hasta aquí todo es belleza natural en el Valle de Benasque, pero no obstante el hombre ha creado igualmente una belleza artística que se extiende por todos los pueblos y tierras. Se conservan muchas muestras del románico-lombardo en ermitas e iglesias y sobre todo una arquitectura popular de gran riqueza, con casas solariegas.